jueves , 9 julio 2020
Home / Patologías / FRACTURAS EN LOS METATARSIANOS POR SOBRECARGA

FRACTURAS EN LOS METATARSIANOS POR SOBRECARGA

imagen de una radiografia de un pie con fractura de metatarsiano

Las fracturas por sobrecarga en los metatarsianos suponen el segundo motivo más frecuente de fracturas totales del pie con un 14 al 20%, solo por detrás de las fracturas de calcáneo.

¿Cómo se producen este tipo de fracturas?

Estas fracturas pueden ser agudas por un impacto directo, aplastamiento o por una torsión forzada en donde se combinan movimientos de flexoextensión, pronación o supinación. Las más frecuentes, sin embargo, son provocadas por mecanismos lesivos crónicos, muy vinculadas por ejemplo con el estamento militar durante las exigentes maniobras que éstos realizan. Debido a ello se conocen popularmente como fracturas de la marcha. En la mayoría de casos este tipo de fractura afecta al segundo y tercer metatarsiano.

Íntimamente relacionadas con la práctica deportiva que conlleva un impacto constante y repetitivo, normalmente son diafisarias a excepción de las fracturas en el primer y quinto metatarsiano. En el primer metatarsiano son, en gran medida, de localización metafisaria de predominio medial y en el quinto metatarsiano en la zona lateral de la base. En cualquier caso, se trata de lesiones que se producen en huesos de consistencia y morfología normales.

¿Qué nos refiere el paciente?

Fundamentalmente la clínica está asociada a dolor, tumefacción e impotencia funcional.

El dolor, cuando la lesión es de primer o quinto metatarsiano, se localiza habitualmente a un nivel más proximal, mientras que en los metatarsianos centrales lo refieren más en la parte media.

Valoración de pruebas complementarias

La principal prueba a realizar en principio es una radiografía en carga dorsoplantar y oblicua. Se descartan habitualmente las de perfil en carga por la superposición que experimentan en la imagen falanges y metatarsianos.

Las radiografías son útiles para detectar estas lesiones en la fase subaguda. La proyección oblicua nos facilita la valoración en fracturas desplazadas lo que interviene en la toma de decisiones en caso de realizar una reducción y estabilización.

Se recomienda realizar radiografías comparativas de ambos pies y en caso de duda pedir una tomografía computarizada (TC).

En ausencia de desplazamiento, con las técnicas mencionadas cabe la posibilidad de que la lesión no se aprecie hasta que se inician los signos de consolidación perióstica. En estos casos, es muy útil solicitar una gammagrafía ósea con Tc99 o una resonancia magnética.

Tratamiento para fracturas de los metatarsianos

Al igual que en otras fracturas la inmovilización es esencial, realizando radiografías periódicas para comparar las imágenes y valorar, de este modo, la evolución.

La inmovilización se lleva a cabo mediante tratamientos ortopédicos bien indicados o botines de yeso por un tiempo que oscila entre las 4 y 6 semanas.

La vuelta a la actividad se permite cuando en la radiografía se observa una consolidación y la sensibilidad por parte del paciente está totalmente resuelta, con una incorporación gradual a la actividad deportiva de intensidad.

Debemos recordar que la consolidación clínica se produce antes que la consolidación radiológica.

Posteriormente, el podólogo recomendará realizar una valoración dinámica del paciente y del calzado, recomendando tratamiento ortopédico si lo juzga necesario.

Mira aquí

Cómo evitar problemas en los pies si utilizo botas de seguridad

En los sectores profesionales son muy comunes el calzado de seguridad, construcción, minería, et. El …